Mayas, el lenguaje de la belleza. Miradas cruzadas

AGOSTO 2017 - ENERO 2018

HOME / EXPOSICIONES / Mayas, el lenguaje de la belleza. Miradas cruzadas

Horarios:

Martes a domingo de 9:00 a 19:00 horas.


ACERCA DE LA EXPOSICIÓN


Tras un largo y exitoso periplo en el extranjero, donde se presentó en las capitales de China y Alemania, así como en la ciudad italiana de Verona, Mayas, el lenguaje de la belleza regresa a México. La magna exposición arriba al Museo Nacional de Antropología con un nuevo subtítulo: Miradas cruzadas, que añade testimonios contenidos en textos indígenas y crónicas de civiles y religiosos del siglo XVI, en el marco de los 500 años del desembarco de la primera expedición española en tierras mayas.


En la muestra, organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), tiempos, estilos y funciones se conjugan para ofrecer una visión del arte de esta antigua cultura. Para este nuevo montaje se incorporaron poco más de 30 piezas, que junto con las que han itinerado suman 333, cuyas representaciones se centran en un elemento predominante en la plástica maya: el cuerpo.

Los contenidos de la muestra que podrá visitarse a partir del viernes 4 de agosto, están basados en la valiosa labor e interpretación desarrollada a lo largo del tiempo por arqueólogos, antropólogos físicos, etnohistoriadores e historiadores del arte, entre otros grupos de académicos especializados en la cultura maya, por quienes se han podido entender los valores estéticos e ideológicos plasmados en el arte de esta civilización.

Las voces de Hernán Cortés, Bernal Díaz del Castillo y Pedro de Alvarado, y de los frailes: Bartolomé de las Casas, Diego de Landa, Francisco Núñez de la Vega, así como fuentes documentales, entre ellas las Relaciones Histórico-Geográficas de la Gobernación de Yucatán, dan cuenta de ese mundo para ellos desconocido: atavíos, prácticas y costumbres con las que tuvieron contacto directo.

En sus profusas manifestaciones artísticas, los mayas revelaron múltiples detalles físicos de los individuos que conformaron su sociedad. Actividades y rangos de sus miembros se revelan a través de los rostros, la complexión de los cuerpos, inclusive deformidades y patologías, que para los españoles —en casos como el estrabismo y el modelado cefálico practicado en niños, o el limado dental— representaban actos salvajes e incomprensibles.

Mayas, el lenguaje de la belleza. Miradas cruzadas reúne elementos arquitectónicos, objetos suntuarios y utilitarios elaborados en una amplia diversidad de materiales y técnicas; provienen de 45 sitios arqueológicos de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán. Cabe mencionar que la muestra ya se presentó en estas tres últimas entidades.

Los paradigmas de la belleza manifestados mediante las modificaciones corporales, el sistema social e ideológico expresado en el tipo de indumentaria, los animales como acompañantes del humano desde su nacimiento, deidades y seres del panteón maya, dan lugar a las cuatro secciones que conforman la exhibición: El cuerpo como lienzo, El cuerpo revestido, La contraparte animal y Los cuerpos de la divinidad.

Con elementos de accesibilidad y comunicación educativa, la exposición intenta mostrar que las creaciones estéticas de diversos sitios y periodos de la historia prehispánica maya fueron resultado de procesos sociales, políticos y religiosos, y no solamente piezas concebidas para su contemplación. La colección que integra el primer apartado, El cuerpo como lienzo, consiste en figurillas, esculturas y elementos arquitectónicos en los que se representan las diversas intervenciones: modelado cefálico, estrabismo, pintura corporal y escarificaciones realizadas a los cuerpos de hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, enfermos y cautivos. De estos últimos monumentos, que conmemoran la captura de un prisionero de guerra, destacan los producidos en Dzibanché y Toniná.

En el apartado El cuerpo revestido puede encontrarse una serie de estelas y figurillas de la Isla de Jaina, Campeche, elaboradas entre los siglos VI y XI, en las que se identifica la indumentaria de hombres y mujeres de diversas edades y estratos; es probable su relación con ritos personales y familiares debido a que muchas de las piezas provienen de contextos domésticos. Entre los objetos de uso personal destacan ornamentos elaborados en materiales altamente apreciados por los mayas, como el jade y la concha Spondylus princeps.


El último apartado, Los cuerpos de la divinidad, incluye representaciones de seres sobrenaturales y deidades. Sobresalen máscaras funerarias halladas en entierros de élite de las ciudades de Calakmul y Dzibanché; un vaso ornamentado con un ave sobrenatural, quizás Itzam Yeh, encontrado en la tumba del soberano “Garra de Jaguar Fuego” de Calakmul; un marcador de un juego de pelota con la imagen de la diosa lunar Ixchel, procedente de Tenam Rosario, en Chiapas; así como portaincensarios hallados en Palenque y en las cuevas de Tapijulapa y Tacotalpa, en Tabasco.